Una buena foto de referencia puede ser la diferencia entre un buen dibujo y unas horas de frustración.

IMPORTANTE: No existe un solo tipo de imagen que sea perfecta y funcione para toda ocasión.

Más adelante en el curso estudiaremos acerca de estilos y mucha de esta información tendrá más sentido.

La regla más importante a seguir es esta: las sombras permiten observar detalles, sin sombras es muy difícil ver las facciones del rostro, con muchas sombras sucederá lo mismo. Con un punto medio será fácil ver las facciones y los detalles de manera que podemos decidir qué partes incluir y cuales dejar por fuera.

 

Con esta imagen no tenemos acceso a los detalles del rostro, es muy útil para dibujos abstractos o en los que buscamos evocar nostalgia.

 

Con una imagen como esta tenemos acceso a más detalles y las sombras pronunciadas permiten definir las facciones.

 

Este es un caso en el que las sombras no permiten ver los detalles.
Este es el caso contrario, en el cual hay pocas sombras y demasiado brillo. Tampoco tenemos acceso claro a las facciones del rostro.

 

Esta es una buena imagen, con un punto intermedio entre luces y sombras. Es fácil ver las facciones y los detalles necesarios.